Sólo por hoy, no fumaré

Mito: “El tabaco me sirve para afrontar el estrés”.

Realidad: La nicotina estimula la liberación de dopamina lo cual se asocia con sentimientos de placer y refuerza la adicción y el apego al cigarro. A menudo los fumadores necesitan incrementar sus niveles de nicotinas para sentirse “bien”. Cuando los niveles de nicotina en el cerebro bajan demasiado por haber estado varias horas sin fumar aparece el deseo compulsivo e incontrolado de fumar nuevamente. En ese momento es cuando se sienten “estresados” y buscan donde sea un cigarro para aliviar esa sensación, el obtenerlo les proporciona una sensación ilusoria de “relajación”.

Fuente Bibliográfica:

Córdoba, R. & Samitier, E. (2009) 50 Mitos del Tabaco. España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *