¿Se les puede enseñar a los menores a tener tolerancia a la frustración?

Es generalmente en la infancia cuando las personas aprenden a tolerar la frustración. Cuando un niño es muy pequeño, cree que el mundo gira alrededor de él. Piensa que se merece todo lo que quiere, en el momento en que lo desea. No sabe esperar, porque no tiene el concepto de tiempo, ni la capacidad de pensar en los deseos y necesidades de los demás.

Por eso, cualquier límite lo siente como algo injusto y terrible. No puede entender por qué no le dan lo que desea, se siente frustrado y despojado de lo que “necesita” en ese instante y no tiene las herramientas para poder disminuir su malestar, esto es, poder tolerar la frustración.

Para enseñar a los niños a tolerar la frustración, se puede empezar por contactar las emociones, sabiendo que todos son igualmente importantes, aún las displacenteras. Que la vida no es cómoda, fácil o placentera en todo momento. Que se puede vivir con ciertas molestias, y que los sentimientos y necesidades de los demás son tan importantes como los propios.

También es recomendable enseñarles la capacidad de esperar turnos, de tener ciertas metas a mediano plazo (considerando la edad de los niños, este plazo puede ir de unos cuantos minutos hasta días).

 

Russek, S, Poca tolerancia a la frustración. Crecimiento y bienestar emocional. En: http://www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/frustracion.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *