¿Qué le pasa al cerebro con el alcohol?

Los daños que el alcohol ocasiona al cerebro varían por diversos factores, como son la salud general de la persona, la frecuencia y cantidad del consumo, la edad, la predisposición genética, el género, etc.

El alcohol altera los niveles de algunos neurotransmisores, a saber:

Aumenta los efectos del neurotransmisor GABA que es inhibitorio. Así, provoca movimientos lentos y dificultad en el habla.

Disminuye los niveles de serotonina, regulador del estado de ánimo.

También inhibe el neurotransmisor excitatorio glutamato, que a su vez incrementa los niveles de dopamina, neurotransmisor que crea la sensación de placer al beber.

Los efectos más importantes del alcohol a nivel cerebral son:

  1. Al alterarse el equilibrio en las sustancias químicas del cerebro, se afectan el comportamiento, los pensamientos, los sentimientos y las emociones.

Si se abusa del alcohol el cerebro puede afectarse, y las sensaciones de placer se convierten en sensaciones de ansiedad, agresividad o depresión.

  1. Consumir alcohol con frecuencia en la adolescencia, puede resultar en un deficiente desarrollo del cerebro, ya que en esta etapa el cerebro sufre una remodelación con cambios en la conectividad neuronal de distintas regiones cerebrales.

Estos déficits se reflejan en dificultades en la recuperación de la información verbal y no verbal (comprensión del lenguaje), en el funcionamiento visual-espacial.

  1. El alcohol afecta al hipocampo, área cerebral que interviene en el almacenamiento de memoria. Aún una cantidad no muy grande de alcohol puede provocar fallas en recordar lo que se hizo mientras se bebía. Esta pérdida de memoria a corto plazo no supone daño cerebral, pero la frecuencia sí lo hará. Abusar del alcohol frecuentemente dañará el cerebro y su capacidad de memorizar.
  2. La corteza prefrontal es la encargada de regular la impulsividad y modular el comportamiento. Beber en exceso puede afectar esta área, provocando que el sujeto realice actos impulsivos que no se hubieran cometido sin consumir. Esto es especialmente grave en los adolescentes, ya que su corteza prefrontal está aún en proceso de desarrollo, por lo que en situaciones normales son impulsivos y temerarios. Si a esta condición natural se le suma el efecto del alcohol, los resultados suelen ser muy graves.

 

Rubín M., A. Diez efectos dañinos del alcohol en el cerebro. Psicología y Adicciones. En: http://www.lifeder.com/efectos-alcohol-en-el-cerebro/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *