¿Qué es un límite?

Es la forma de establecer un área. Imagina un círculo en una hoja de papel, ¿Qué diferencía al círculo del resto de la hoja? Su propia circunferencia, la línea que separa al círculo de lo demás. Esa línea es el límite, pues delimita el área que corresponde al círculo, ¿cierto?

El primer límite indispensable es conocer “mi área”, saber distinguir lo que es mío, es decir lo que corresponde a mi persona, quien soy y qué es “de afuera”.

Cuando nos referimos a poner límites, hablamos de establecer “áreas seguras” en los diferentes ámbitos de nuestras vidas, por ejemplo un “área segura” corresponde a mi auto-cuidado, mi límite (para sentirme cómodo y seguro) es estar sano eso incluye alimentación, actividad física, prevención, higiene, etc. Cada quien establece sus propios límites de acuerdo a sus criterios.

Otra área de gran impacto para establecer límites es en las relaciones interpersonales, ya sea familiares, amistades, pareja.

La habilidad para establecer límites claros es un factor de protección ya que nos mantiene firmes y seguros ante las presiones externas. Uno de los factores de riesgo que más impactan en la adicción (tanto en inicio como en recaída) es la presión social, por lo tanto si desarrollamos en nosotros y en nuestras familias ésta habilidad, estaremos menos propensos a la enfermedad de la adicción.

En el Centro de Estudios Superiores Monte Fénix encontrarás una oferta académica que impacta a toda la familia en el área de adicciones, tanto prevención, como recuperación y profesionales.

http://www.cesmf.edu.mx/index.php?page=serv_educativos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *