Pertenencia

Pertenecer significa “sentirse parte de”. Para el ser humano es una necesidad sentirse parte, esta pertenencia le da seguridad en sí mismo y autoestima.

¿Parte de qué? En primera instancia de un grupo social íntimo: la familia y en segundo término de grupos más amplios, desde el grupo de amigos hasta la nación. Constantemente hay una búsqueda para sentirse parte de de estos grupos, ubicando las características que se identifican como propias y se aprecian en el grupo.

La importancia de   la pertenencia es tal, que puede ser un factor importante tanto de riesgo como de protección, pues al ser insatisfecha, somos capaces de adoptar conductas y estilos que nos lleven a integrarnos a algún grupo, especialmente en la adolescencia.

¿Qué hacer para que la pertenencia sea un factor de protección?

Satisfacer esta necesidad en la familia, lograr una comunicación e identificación de tal manera que el adolescente se sienta orgulloso de ser parte de su familia. ¿y cómo? Es un proceso de crianza que se logra con naturalidad en la cotidianidad del día a día, aprovechando momentos.

Exaltar las características, valores y cualidades familiares, como alguna característica física, gustos, preferencias, por ejemplo: “Los Robles, tenemos palabra de honor”, “Los Álvarez somos futboleros de hueso colorado”, “Los Martínez celebramos fechas especiales con un día de campo”, “Todos los Rodríguez tenemos buena dentadura”.

Este tipo de comunicación refuerza el sentirse parte de la familia, además del orgullo de pertenecer, esta estrategia no necesariamente requiere de generaciones y generaciones de antigüedad, es suficiente con el núcleo familiar, incluso las características que diferencían al núcleo familiar de la familia extendida refuerzan la idea.

Las tradiciones son una estrategia útil que desarrolla tanto pertenencia como identidad, utiliza las tradiciones culturales en la crianza y agrega nuevas tradiciones características de tu familia, por ejemplo la forma de celebrar cumpleaños o fechas importantes, la forma de festejar acontecimientos o la forma de apoyar en momentos difíciles, el objetivo es tener una acción propia de la familia que sea constante y característica.

Si tienes hijos adolescentes en riesgo o en recuperación de una adicción, el CESMF pone a tu disposición su oferta académica especializada en adicciones, dirigida a:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *