Menos fumadores, menos enfermedades

Se les conoce como “fumadores involuntarios o pasivos” a aquellas personas que se encuentran expuestas al humo del tabaco de forma involuntaria.

La exposición al humo del tabaco ocasiona: molestias al no fumador, en madres fumadoras hay reducción de peso en el recién nacido y complicaciones durante el embarazo, aumenta la incidencia de bronquitis, neumonía y asma en hijos de padres fumadores y sobre todo induce mayor riesgo de síntomas e infecciones respiratorias. En los adultos hay un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer, empeora las consecuencias de enfermedad coronaria, asma y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

Fuente Bibliográfica:

Sánchez, L. (2004). El Fumador Pasivo. En Becoña, E. Monografía tabaco. Adicciones, Vol. 16. Suplemento 2. Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *