Impulsividad en los niños

La impulsividad es un rasgo de carácter cuyas manifestaciones pueden suponer una alteración significativa de la vida cotidiana familiar si se desconoce la forma correcta de enfrentarla. Se entiende por impulsividad el estado de activación inmediata

La impulsividad precisa un tratamiento detallado y un abordaje puntual, ya que tiene repercusiones directas sobra las interacciones familiares y sociales del niño, pudiendo alterar el desarrollo adecuado de vinculación afectiva y el equilibrio emocional. También puede deteriorar severamente la capacidad de aprendizaje del niño y su buena adaptación a la escuela y a sus pares, si no es atendida adecuadamente, es el camino más directo para conductas violentas o adictivas en el futuro.

Algunas estrategias para trabajar en el control de la impulsividad, son:

  1. Entender que el niño “no es que no quiera”, es que no puede autocontrolarse.
  2. Establecer consecuencias claras e inmediatas ante el rompimiento de normas familiares.
  3. Mantener la calma y no discutir con el niño mientras esté en un episodio impulsivo. Cuando recobre la calma, explicarle puntualmente en qué consistió el mal comportamiento.
  4. Diferenciar el acto de la persona: descalificar al evento, pero no al niño.
  5. Ayudar al niño a identificar y poder nombrar las emociones que experimenta.

 

 

Psicodiagnosis.es: Psicología Infantil. Controlar impulsividad. En:

http://www.psicodiagnosis.es/areageneral/situaciones-especiales/controlar-la-impulsividad-en-nios/index.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *