Enfermedad hepática alcohólica

La enfermedad hepática alcohólica comprende una amplia serie de manifestaciones, como el hígado graso, hepatitis alcohólica, cirrosis hepática hemorragia digestiva por várices y encefalopatía.

El hígado graso se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas. Puede evolucionar a estadíos más graves de hepatopatías, por lo que la abstinencia permanente del consumo de alcohol es indispensable.

La hepatitis alcohólica puede tener una alta mortalidad en los casos graves. Incluso puede desarrollarse encefalopatía hepática. Requiere, para su tratamiento, internamiento hospitalario para el soporte general de vida y el balance medicamentoso necesario.

Cirrosis hepática: es el resultado final del daño al tejido hepático como consecuencia de diferentes enfermedades crónicas. En ocasiones la única opción de tratamiento es el trasplante hepático, en individuos que han dejado de beber.

Para profundizar en el tema, te invitamos al Diplomado Prevención de Adicción a Sustancias

Visita nuestra página web www.cesmf.edu.mx y conoce los programas educativos que ofrecemos.

 

 

Souza, A. (2015). Alcohol, cirrosis, hepatitis, trasplante hepático. En: http://hepatitis.cl/872/enfermedad-hepatica-alcoholica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *