Efectos del uso de heroína

La heroína produce un grado profundo de tolerancia y dependencia física, lo que motiva su uso compulsivo y abuso. Es tan alto el nivel de dependencia física que genera, que a las pocas horas de interrumpir abruptamente el consumo puede presentarse el síndrome de abstinencia agudo, que incluye inquietud, dolor en los músculos y huesos, insomnio, diarrea, vómito, escalofríos (con “piel de gallina”) y movimientos involuntarios de las piernas. Estos síntomas alcanzan su punto máximo entre 24 y 48 hrs después de la última dosis de heroína y se van mitigando aproximadamente una semana después, aunque en ocasiones puede durar meses. Si la adicta está embarazada, esta abstinencia puede ser mortal para el feto.

A corto plazo, el uso de heroína ocasiona depresión respiratoria, ofuscación del funcionamiento mental, náuseas, vómito, abortos espontáneos. Suprime el dolor, lo que puede resultar muy peligroso para el usuario, al inhibir la función protectora que el dolor desempeña.

A largo plazo, los usuarios de heroína pueden contraer enfermedades infecciones como VIH/SIDA y hepatitis B y C por el uso indiscriminado de jeringas; sus venas colapsan (buscan cada vez nuevos lugares para inyectarse, como el cuello, la zona entre los dedos de manos y pies, tobillos, etc): pueden desarrollar infecciones bacterianas, abscesos, infecciones del endocardio y de las válvulas del corazón, artritis y otros problemas reumatológicos.

Para profundizar en el tema, te invitamos al Diplomado Prevención de Adicción a Sustancias.

Visita nuestra página web www.cesmf.edu.mx y conoce los programas educativos que ofrecemos.

 

NIDA (National Institute on Drug Abuse), Cocaína: Abuso y adicción. En:   https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/la-heroina-abuso-y-addicion/cuales-son-los-efectos-largo-plazo-del-uso-de-la-heroina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *