Daños asociados por consumo de cocaína

La intoxicación aguda por cocaína puede ocasionar graves daños en diversos sistemas:

En el aparato cardiovascular causa palpitaciones, taquicardia o bradicardia, arritmias, hipertensión, infarto al miocardio, espasmo cerebro-vascular, hemorragia cerebral, vasoconstricción periférica, coagulación intravascular diseminada, paro cardíaco.

En el aparato respiratorio ocasiona taquipnea (aumento del ritmo de respiración), respiración irregular, paro respiratorio.

En el aparato digestivo, anorexia, náuseas, vómitos y diarreas.

En la regulación metabólica, aparece hipertermia con sudoración y acidosis láctica; altas dosis de cocaína pueden inducir pirexia (calentura) letal.

En los ojos produce midriasis (dilatación de la pupila), vasoconstricción conjuntiva y nistagmus vertical (movimiento involuntario de los ojos)

En el SNC (sistema nervioso central), aparece ansiedad a medida que desaparecen los efectos euforizantes, confusión, irritabilidad, euforia, alucinaciones visuales y táctiles, alteraciones de la percepción, reacciones paranoides y convulsiones.

Todas estas complicaciones secundarias a la intoxicación aguda por cocaína representan verdaderas urgencias médicas. Las muertes provocadas por cocaína generalmente ocurren en las primera horas posteriores al consumo. Es de primordial importancia ingresar y monitorizar al paciente en los servicios de urgencias.

 

Fernández J., R.J.G., (2005). Daño orgánico en pacientes primordialmente consumidores de cocaína y otras drogas asociadas. En: http://www.biblioteca.cij.gob.mx/Archivos/Materiales_de_consulta/Drogas_de_Abuso/Articulos/da_oorganico.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *